Crucero de Disney: una aventura para nuestra familia de 4

Por: Luz Muralles

¡Hola amigos! En las últimas semanas hemos escuchado noticias relacionadas con los cruceros, Disney presentó su nuevo barco y todo apunta a que pronto habrá una reapertura de las salidas. Así que vuelve la oportunidad de realizar un crucero de Disney en familia.

Seguramente has escuchado que los cruceros son una opción excelente para tomar unas vacaciones y sin duda alguna, lo son. Les compartiré la experiencia que tuvimos nosotros.

Cuando decidimos que era buen momento para tomar un crucero, queríamos que fuera una experiencia especial. Siendo fanáticos de Disney, sabíamos que un crucero de su línea era la opción adecuada. Por supuesto que no queríamos declinar la visita a los parques y sustituirla por el crucero así que, decidimos combinar ambas.

Pusimos manos a la obra y nos dedicamos a investigar y planificar. La decisión que mejor se ajustaba a lo que queríamos fue: tomar el Disney Dream en Cabo Cañaveral, en un viaje de 5 días y 4 noches con destino las Bahamas, una parada en Nassau y la isla de Disney: Castaway Cay y luego una semana en Disneyworld.

La cuenta regresiva oficial inicia cuando recibes por parte de Disney Cruise Line por correo tradicional, un folleto con toda la información correspondiente al viaje. Ese día sientes que te ganaste la lotería y que el viaje ya es una realidad.

La logística:

Decidimos que viajaríamos el día anterior a abordar el crucero, volar el mismo día, aunque aparentemente puede dar tiempo, es un riesgo muy grande en caso de algún retraso, ya que el barco no espera por nadie. Así que reservamos una noche en un hotel de categoría económica en Disney. Hospedarnos allí siempre nos hace sentir seguros.

El traslado:

Salimos en auto desde el hotel de Disney en Orlando hacia Cabo Cañaveral. Disney cuenta con servicio de bus (con costo adicional) para trasladar a los huéspedes hacia el puerto. Para nosotros era más conveniente alquilar vehículo, el viaje dura aproximadamente 1 hora.

El abordaje:

Está programado para hacerse en un horario escalonado. El ambiente en la estación es bullicioso, alegre, todas las personas están emocionadas por todo lo que les aguarda. Nuestro abordaje estaba programado para la 1:00 de la tarde.  A las 12:30 aproximadamente empezamos el proceso de registro, nos entregaron la Key to The World, que es una tarjeta con la cual abres tu camarote, es tu identificación, indica la rotación de restaurantes y horarios de comida, etc.

En el momento que llaman a tu grupo empieza la aventura, entras al lobby del barco y te espera una bienvenida en la cual te sientes el protagonista de la historia. Nos tomó unos minutos asimilar lo hermoso que es el barco.

En ese momento ya podíamos ir al camarote, el equipaje aún no había llegado, eso si, ya podíamos ingresar a los restaurantes, piscinas, recorrer el barco, etc. Nosotros aprovechamos a conocer los clubes que nuestros niños podrían utilizar.

Comienza el viaje:

Luego de la charla de seguridad (obligatoria) empieza toda la aventura, inmediatamente da inicio la Mickey’s Sail-A-Wave Party!… A Bon Voyage Celebration. ¡Es una fiesta!, con música, Mickey, Minnie, Donald, Goofy, Pluto, bailarines, confeti, realmente te contagias de la alegría, y esto apenas estaba comenzando…

Piscinas y el Aquaduck:

Hay varias piscinas en todo el barco, las 3 principales son para niños, adultos y familias. Todas las piscinas en las que estuvimos eran de agua dulce, climatizadas, con servicio de salvavidas. La limpieza es constante en las piscinas.

El Aquaduck es una de las mayores atracciones en el barco, ideal para niños y adultos. Es un tobogán acuático, te subes en un flotador y te lleva en un paseo en el cual tienes unas de las vistas más maravillosas del mar porque el tobogán es cerrado pero transparente en buena parte del recorrido, mis hijos lo disfrutaron muchísimo. Mi hijo es temerario y aventurero, no tuvo ningún reparo en subirse, mi nena es más precavida y tuvo un poco de temor, sin embargo, luego de medio minuto se relajó y lo disfrutó sin problemas.

Clubes para niños:

Los clubes están incluidos y son organizados de acuerdo a la edad. A los nuestros les correspondían clubes diferentes. Con un poco de pena confieso que somos papás bastante aprensivos y para nada relajados; de pequeños no nos gustaba dejarlos al cuidado de alguien más. El día de abordaje los llevamos a conocer para ver cómo se sentían respecto al lugar. Nuestro hijo mayor al ver el área de videojuegos y toda la temática del lugar dijo si casi de inmediato, nuestra nena no tanto.

Al principio estuvo un poco titubeante y no quiso quedarse. Al segundo día cuando vio lo bien que el hermano lo estaba pasando decidió que si quería ir. La Cast Member que la recibió le habló en español y eso la hizo sentir más segura. Asistieron un par de horas cada día a los clubes y lo disfrutaron bastante.

Restaurantes y Horario de Comidas:

En el barco hay diferentes tipos de restaurantes y servicios de comida. Los de servicio rápido y buffet no requieren reserva y puedes servirte de ellos toda vez estén abiertos. Los restaurantes principales son en los cuales se tiene asignada una mesa para cada noche que dura el crucero. Los restaurantes principales en el Disney Dream son:  Enchanted Garden, Royal Palace, y Animator’s Palate

Organizan a los huéspedes en dos horarios de servicio de cena, a las 6:00 pm y 8:30 pm. Nos asignaron el segundo horario, como compañeros de mesa tuvimos a una familia proveniente de Colombia, sus niños en edades similares a los nuestros, la verdad es que no tuvimos ningún inconveniente en socializar y compartimos veladas agradables.

Anthony era nombre del mesero asignado a atendernos durante las cenas, estábamos más que encantados; su cortesía y buen ánimo eran fenomenales, sus atenciones con los adultos, recordando nuestras bebidas preferidas, atenciones para con los niños a quienes les hacía trucos de magia y hasta ofrecía cortarles la carne, una persona maravillosa.

Excursiones:

El segundo día del crucero llegamos a Nassau, allí hicimos la excursión hacia Atlantis. Para nosotros era muy significativo pues habíamos ido allí en nuestra luna de miel y queríamos que nuestros niños conocieran, nos sentimos muy, muy felices de poder regresar y disfrutar con nuestros hijos, es un lugar impresionante.

Castaway Cay:

El tercer día arribamos a Castaway Cay, había una gran expectación, desde el balcón del camarote podíamos ver cómo nos estábamos acercando.  Cuando el capitán anunció por los altavoces que habíamos llegado, y un murmuro de emoción y aplausos recorrió el barco. Desayunamos bien y nos preparamos para bajar.

Luego de una pequeña caminata empiezas a apreciar la belleza del lugar, la isla super bien cuidada y muy limpia, ver hacia atrás y admirar el barco en el que has estado navegando te encoge el corazón de emoción. Puedes caminar a la playa o tomar un trencito, depende de cómo te sientas. Nosotros caminamos y nos quedamos cerca del área de juegos de la playa familiar. Mi esposo y mi hijo hicieron esnórquel y mi nena y yo nos quedamos jugando en la arena, disfrutando de la playa y descansando. No sientes el tiempo pasar. Alrededor de las 11:30 empiezan a abrir los restaurantes y puedes disfrutar de un buffet de barbacoa, definitivamente la comida es algo que no falta ni en el barco ni en la isla. Hay varias tiendas de souvenirs con mercadería exclusiva.

Alrededor de las 4 de la tarde comenzamos el abordaje nuevamente del barco, sentimos un poco de tristeza de dejar ese lugar precioso, pero al mismo tiempo agradecidos de haberlo conocido y disfrutarlo, (de todo corazón desee volver nuevamente).

La Fiesta Pirata:

Al finalizar el día en Castaway se realiza la Fiesta Pirata, para esto te puedes vestir/disfrazar acorde al tema, los meseros en los restaurantes están vestidos como piratas, el menú es especial y, alrededor de las 11 de la noche hay un show con personajes, y la velada finaliza con fuegos artificiales, definitivamente una noche para recordar. Nosotros llevábamos algunos accesorios acordes a la ocasión, hay pasajeros que se esfuerzan y sorprenden con sus atuendos.

Día en altamar:

El penúltimo día del recorrido lo pasamos en altamar, para nosotros fue un día muy relajado, descansamos y recorrimos el barco, fuimos al cine, comimos, disfrutamos mucho. Ese día mi esposo fue a revisar que la cuenta estuviese en orden; nos informaron que las maletas debían estar listas afuera de la habitación antes de las 10 de la noche para que ellos las bajaran del barco, de lo contrario lo tendríamos que hacer nosotros.

Asistimos a la cena y al finalizar nos despedimos con abrazos de la familia colombiana con quienes compartimos, al igual que de Anthony y demás personas encargadas del servicio.

Desembarco:

El último día en los parques de Disney conlleva cierta tristeza, multiplícalo por dos y eso es despedirse del crucero de Disney. Luego del desayuno empieza el desembarco. Nos sentíamos felices de haber tenido esa experiencia con nuestros niños, pero en el fondo tristes de que se terminara porque fue maravillosa. Es de esas vivencias que guardas por siempre en tu corazón y que, aún cuando tus hijos hayan crecido y se hayan ido, se quedarán contigo siempre.

Reflexionando con mi esposo acerca de esto, concluimos que lo que hace la experiencia del barco muy diferente a la de los parques es:

En el barco eres dueño de tu tiempo, y junto a tu familia deciden lo que quieren o no quieren hacer. No hay filas, no hay esperas, no hay fast pass, no hay que estar corriendo de un lugar al otro.

Hay muchas y muy bonitas actividades, sin embargo, nada es obligatorio. Si no quieres asistir no pasa nada, eso sí, te las pierdes porque son muy buenas, pero no significa que vas a disfrutar menos.

¿Qué hubiéramos hecho diferente?

Hacerlo antes. Esta experiencia se disfruta mucho, aunque los niños sean pequeños, es cierto que ellos no lo recordarán, pero nosotros como papás si lo haremos. Nuestros hijos ya no eran tan pequeños cuando lo hicimos.

Hacer primero la semana de parques y luego el crucero. El crucero es realmente para descansar y relajarse. Al hacer los parques después, sientes muy pesado y te choca hasta cierto punto tener que pagar por cada comida, postre y bebida en los parques cuando en el barco los tenías a tu alcance, claro que ya habíamos pagado por ellos, pero igual te golpea la realidad.

Reservar el crucero por medio de un agente de viajes certificado de Disney. Lo compramos por nuestra cuenta y lo hicimos confiando en la buena voluntad de las circunstancias. En caso de un inconveniente, no hubiéramos tenido quién nos ayudara o nos apoyara, situación en la cual los agentes son un recurso impagable.

¡EXPERTOS EN VACACIONES DISNEY DESDE 1999!
¡Reserva con nosotros y obtén hasta $ 1000 de crédito a bordo y una canasta de regalo exclusiva*!
¡Simplemente realiza tu reservación en Disney Cruise Line con Dreams Unlimited Travel y recibe créditos a bordo para gastar en tu crucero Disney ADEMÁS de nuestra exclusiva canasta de regalo!

Haga clic aquí para más detalles

Viendo hacia atrás no nos arrepentimos de nada, simplemente creemos que haber hecho esto nos hubiera ayudado a disfrutar mejor el viaje.

Espero que esta información sea de utilidad en caso estés planeando tomar unas vacaciones en un crucero de Disney con tu familia. De igual forma, espero que lo disfruten muchísimo y que la experiencia esté llena de magia. Recuerden contactar a uno de los agentes de Dreams Unlimited Travel, la agencia oficial de SiDisney, para reservar sus vacaciones.

Federico Argar

Editor de SiDisney, historiador del arte y agente de viajes certificado en Dreams Unlimited Travel

Federico Argar has 463 posts and counting. See all posts by Federico Argar

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.