Reseña de Raya y el último dragón (Sin Spoilers)

Para comenzar esta reseña de Raya y el último dragón primero voy a dar la información de rigor: esta película de Disney se estrenó hoy por la plataforma de “Disney Plus”. Estará disponible desde el 5 hasta el 19 de marzo del corriente año, únicamente, accediendo a través del pago de $29.99 (dólares americanos) en “Disney+ Premiere Access”. El film dura 1:57 minutos, es del género fantasía y es animada. Y el reparto (original) que da voz a los personajes son: Kelly Marie Tran, Awkwafina, Gemma Chan, Alan Tudyk, y Ross Butler; mientras que sus directores son Carlos López Estradra y Don HallGuion; sus guionistras Adele Lim y Qui Nguyen y sus productores Peter Del Vecho y Osnat Shurer.

La sinopsis de la película nos cuenta que hace mucho tiempo atrás, en el reino de Kumandra (un reino ficticio), los humanos y los dragones vivían juntos en armonía, pero cuando unos espíritus siniestros, conocidos como los Drunn, amenazaron el mundo, los dragones tuvieron que sacrificarse para salvar a la humanidad. Quinientos años después, los Drunn regresaron y la humanidad depende de esta guerrera (Raya), para encontrar al último dragón y salvarlos. A lo largo de su viaje, aprenderá que necesita algo más que magia para lograr su objetivo.

Cuando leemos el resumen de la película pensamos: “más de lo mismo“. Pero, no. Walt Disney Animation Studios siempre encuentra la manera de hacernos callar y sorprender. Porque este largometraje animado, más allá de ser estéticamente alucinante, nos muestra y nos enseña sobre las culturas que desconocemos y nos invita a hacer un autoconocimiento personal (del ser humano) y también de la conciencia social. Y ustedes van a pensar que es filosofía barata lo que les estoy escribiendo, pero verdaderamente, si ven la película con ojo crítico y con una mentalidad abierta como un paraguas, van a comprender el simple mensaje que nos deja: de unidad, tolerancia, comprensión, respeto y confianza.

La naturaleza de la idea de la película o la inspiración que se nota tuvieron los directores, los guionistas, y los productores fue representar la cultura Filipina y contarla desde lo mitológico. Y lo interesante es que la mitología, sea cual sea, busca dar explicación sobre cómo se formó un pueblo, los seres, el mundo, etc.

Uno de los elementos que nos presentan, para entender la relación de la película con lo mitológico, son los dragones. En el largometraje, Raya está acompañada de una dragona, cuyo nombre es Sisu. Y aquí les dejamos un dato: a los dragones en Filipinas se los conoce con el nombre de “Bakunawa” y, como les comentaba, pertenecen a la mitología de este país. Se creía, en aquellos tiempos, que los dragones eran los responsables de los eclipses, de los terremotos, de las lluvias y los vientos. También eran parte de los rituales chamánicos de los Babaylan. Estos poseían una cola en forma de bucle y un solo cuerno. Se creía que eran una especie de serpiente marina, pero también que habitaban el cielo y el inframundo.

Por otro lado, los animales que vemos en la película son híbridos, por ejemplo, van a ver unos monitos que son mitad monos tarsier y mitad pez catfish, o Tuk Tuk (nombre que se le da a los vehículos que son triciclos en Asia, muy característicos) que es mitad bicho, mitad armadillo y mitad carlino.

Incluso, ¿a través de qué otro medio podemos conocer la cultura de un país?… si han ido a EPCOT, se van a dar cuenta. ¡Sí! Desde lo gastronómico. En la película hay diversas representaciones de la comida filipina, como los Siopao, que son bollos al vapor rellenos, así como a guisos, arroz, langostinos y muchas especias. ¡Uf, me dio hambre!

También, podemos aprender observando las técnicas de lucha. Y aquí aparece otro dato curioso: en el film se puede ver que practican la eskrima (¿les suena parecido a esgrima?). Es un arte marcial filipino, influido a lo largo del tiempo por diversas disciplinas marciales orientales y occidentales, siendo la más reciente la esgrima española (debido a la colonización española de Filipinas hasta 1898). También esta disciplina se la conoce con el nombre de Kali o Arnis, dependiendo de la región donde se la practique.

Por último, para dejar mi opinión sobre la película, y sin hacer spoiler, quisiera comentarles el mensaje que me dejó a mí, personalmente. Creo que desde hace ya un tiempo, Disney, comenzó a modificar la idea de “buenos” y “malos”. Y les está poniendo fin a esa dualidad. Como que nos hace entender que somos un todo, somos luz, pero también somos sombra, y que está en nosotros no buscar reprimir esa sombra, sino buscar un equilibrio, porque así entendemos también que el otro es igual (es luz y es sombra). Que no hay villanos, sino malas energías. También, me dejó el mensaje de que está mal buscar chivos expiatorios, y que tenemos que hacernos responsables de nuestros propios actos desde la acción. Y, finalmente, que el amor y el perdón todo lo pueden.

Bueno amigos y amigas, espero que les haya gustado esta reseña. Intente no contar mucho en sí de la película para que puedan verla libres de influencias. Solo son datos que les van a hacer más interesante la experiencia al comprender un poco más de esta cultura oriental, por lo pronto, desconocida y lejana para mí.


Recuerden que si tienen intenciones de visitar los parques en Orlando, les recomendamos consulten sin compromiso, a nuestro Sponsor Oficial “Dreams Unlimited Travel“, que son expertos en la planificación de vacaciones a Disney World y Universal. Ellos podrán asesorarlos ya que cuentan con agentes de habla hispana.

También los invito a que se suscriban a nuestro canal de YouTube y nos sigan por nuestras redes sociales, nos encuentran en Instagram como Si.Disney y en Facebook, en nuestro grupo exclusivo, como SiDisney.

¡Hasta un próximo artículo! ❤️🍿

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: